Qué hacer en Singapur – Día 1

Valora este post

Por fin estábamos en Singapore! El aeropuerto es enorme, todo enmoquetado, con muchos ventanales, plantas por todas partes y tiendas de categoría. A la salida nos golpeó el calor y la humedad. A las 8 de la manana ya hacía una buena plasta. Menos mal que tomamos un taxi rápidamente que tenía aire acondicionado. El taxista no sabía adónde tenía que ir, le ensenamos un plano que habíamos imprimido con la ruta pero seguía sin saber. Después de un rato toqueteando el gps se aclaró con el camino. Y allá que fuimos.

Aeropuerto-Singapur
La casa donde hemos estado está en la zona residencial de una base militar justo enfrente de Malasia. Todos las casas son coloniales, blancas y de madera de tecla. Preciosas. Lo malo es que está un poco apartado y se tarda casi una hora en llegar al centro.
El primer día, aunque cansados y con jet lag, decidimos salir a dar un paseo. Para moverse por Singapore (que es una ciudad y un país a la vez) puedes elegir entre el bus o el metro. Como había una parada al lado decidimos ir en bus.
Pero claro, nosotros, muy listos, salimos sin mapa de la ciudad y sin saber bien el camino. Qué pasó? Pues que nos bajamos en una parada sin saber dónde estábamos. Por allí no pasaba casi nadie. Las dos o tres personas con las que nos cruzamos no supieron orientarnos y los conductores de buses tampoco. Al final le preguntamos a una senora que había parado con su coche. Ella nos explicó como funcionan los trayectos (el precio se calcula por kilómetros) y qué autobús nos llevaba al centro.
Conseguimos llegar después de más de una hora. Una hora en la que por cierto estuvo lloviendo pero, como hace tanto calor, en realidad es lluvia que no molesta.
El centro de Singapore es increíble. Hay tanta vegetación tropical que parece que los edificios los han plantado en mitad de la selva. Los rascacielos no tienen nada que envidiarle a los de Nueva York. Y en la calle principal Orchard Road puedes encontrar centro comercial tras centro comercial. Yo conté unos 10 uno al lado del otro.
centro_comercial_singapurcentro_comercial_singapur
hombre_helados_singapur
Entre tanto edificio moderno aún quedan algunos pequenos detalles “antiguos”. Como este vendedor de helados. Tenía una barra de helado que iba cortando y ponía entre dos barquillos de galletas.
Sólo queda una calle de la época colonial. Apenas son un par de casas pero son muy bonitas. Lo mejor es el contraste entre lo de hoy y lo de ayer.

 

barrio-antiguo-singapur

 

barrio_antiguo_singapur

 

 

Nuestro plan era ir a Marina Bay, que es la parte que da al mar donde se tienen unas vistas de todos los edificios más emblemáticos, pero entre el cansancio y el calor decidimos volver a casa. Si el camino al centro tuvo su aventura el de regreso no fue para menos. Tardamos casi 3 horas (contando bus, comer y supermercado en un centro comercial, y de nuevo bus). Para cuando llegamos a casa sólo queríamos caer redondos en la cama. Roland y yo porque Daniela, que se había quedado dormida durante la tarde, estaba rebosante de energía. A ella el cambio de horario fue a la que peor le sentó. Creo que tardó más de tres horas en dormirse.
Tips
  • Llevar un panuelo o una mantita porque las tiendas y los autobuses tienen el aire acondicionado tan fuerte que se pasa frío.
  • Los centros comerciales tienen banos y salas de lactancia. Hay hasta banos con asientos que parecen tronas para poner a los peques mientras la mamá o el papá hace sus cosas. También hay cambiadores, sofás para dar el pecho y hasta máquinas de agua caliente para los biberones.
  • En la zona centro no vimos ningún parque de juegos pero los centro comerciales suelen tener una zona con columpios. Algunos incluso ofrecen talleres con actividades.
  • En los supermercados hay muy poca variedad de comida para bebés. Sólo vi tres tipos de potitos de fruta (bastante líquidos) y otros tres de comida salada. Papillas de cereales no vi aunque sí leche de continuación. En un centro comercial (no recuerdo el nombre) había una tienda especializada en bebés y allí sí que había más donde elegir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *