Revisitando Grado

Valora este post

Hace justo un año pasamos unos días en Italia, más concretamente, Udine. Nos alojamos en una granja y de allí visitamos Palmanova  y Grado. Esta es una ciudad de unos 8.000 habitantes en el norte de Italia fundada en el S.II. a.C. A partir del S.IV se empezaron a construir las primeras iglesias que aún hoy pueden verse por el centro histórico. Durante unos siglos perteneció a la Repúblia de Venecia, después pasó a manos de los Habsburgo y, tras la Primera Guerra Mundial volvió a ser italiana.

 

Karte von 34073 Grado, Görz, Italien

 

A nosotros nos encantó por su variedad de estilos, sus construcciones, sus  calles estrechas y casas de piedras, sus muchas terrazas donde comer y su playa. En la época en la que fuimos, mes de mayo, ya había muchos turistas (mayoritariamente austriacos y alemanes) así que me imagino que en los meses de verano tiene que estar aún más concurrida.

Lo que más nos gustó de todo fue la playa. Esta es de arena fina y muy, muy llana. Cuando baja la marea se forman pequeñas pozas que se llenan de cangrejos y almejas. El mar no es muy profundo y puedes caminar varios metros sin que cubra. Por tanto, es una playa ideal para ir con niños.

Cuando pensábamos qué hacer en el pasado puente de mayo decidimos que necesitábamos sur, buen clima, buena comida y hospitalidad. Creo que Italia reúne de sobra estas características. Si conoces un sitio que te gusta, ¿por qué no repetir?

Como queríamos estar cerca de la playa miramos la opción de camping. En Grado encontramos bastantes, creo que hay 6 en total. Dos eran nuestros candidatos: Camping al Bosco y Camping Tenuta Primero. Después de ver fotos, mirar en Google Maps y leer opiniones decidimos que el segundo tenía mejor pinta.  Y creo que no nos equivocamos.

Alojamiento

El Camping lo encontramos, como casi siempre, en Booking y la reserva la hicimos con un mes de antelación. Desde que tenemos a nuestras hijas solemos reservar con cancelación gratuita pero esta vez no nos fue posible. Cruzamos los dedos para que ninguna enfermara ni para que nos hiciera mal tiempo.

Tenuta Primero se encuentra en primera línea de playa y en una zona boscosa. Tiene varios tipos de alojamientos: zona para acampada y caravanas, bungalow, cabañas y casa móbiles. Dentro de estos alojamientos hay versión económica y versión lujo. Nosotros tomamos una casa móbil económica que fue todo un acierto. Se encontraba junto a la playa y no muy lejos de las zonas recreativas.

 

Estas casas tienen una habitación doble y una con tres camas. Un baño con ducha, una cocina con zona para comer y una terraza. La cocina tiene todo lo necesario para cocinar: sartenes, cafetera, cubiertos, platos…y la terraza cuenta con una mesa, sillas, tumbonas, sombrilla y una barbacoa. No se puede pedir más.

Las zonas recreativas consisten en varios parques de juegos y varias veces para todas las edades. Hay un supermercado y varios restaurantes de precios razonables.

 

Playa

La playa era aún mejor que la de Grado porque sólo tenía un pequeño bar y una zona con algunas sombrillas. Es una playa más natural, para lo bueno y para lo malo. Lo bueno es que es tranquila, está muy limpia y bastante segura. Lo malo es que no había duchas (aunque con la casa al lado no importaba) y que algunas zonas estaban llenas de algas y de cangrejos. Yo, que queréis que os diga, pero soy un poco miedica y tanta naturaleza me daba un poco de grimilla. Así que para mí no sería una playa en la que poder nadar a gusto. Además de que para que te cubra tienes que andar y andar y andar. Pero pasar un rato paseando y jugando con los niños es perfecta.

A mis hijas les encantó buscar conchas, almejas y cangrejos. Se quedaron asombradas de ver cómo subía y bajaba la marea. Y observar a los peces saltar por el agua fue también una diversión.

Grado

Creo que ya os he contado que aunque venga de una ciudad de costa no soy muy de playa. Y menos aún de pasarme varios días tirada en la toalla. Soy de explorar, de ir de un lado para el otro, de mirar, de ser turista. El año pasado, en nuestra visita a la ciudad, dimos una vuelta por el centro, cenamos tranquilamente, recorrimos la playa, tomamos un café en la playa mientras las niñas jugaban. Lo pasamos tan bien que esta vez obligué los animé a repetir. Pues fue un desastre. Las niñas estaban insoportables, los camareros no nos hacían ni caso, estábamos hambrientos, cambiamos de restaurante donde la cosa fue sólo un poco mejor y a casa. Todos cansadísimos y de mal humor. A veces las cosas funcionan bien y otras no. A veces leemos las señales de la catástrofe que se nos avecina y otras hacemos oídos sordos y nos empecinamos en algo. Después de este éxito decidimos que lo mejor era pasar el resto del tiempo en el camping y no arriesgarnos a otra hecatombe.

Así que los dos días siguentes estuvimos en el camping disfrutando de pasear por la playa, viendo cangrejos, dándonos un chapuzón en la piscina, jugando en el parque, viendo como las peques hacían amigos y comiendo mucha pizza. En definitiva:DESCANSAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *