Currículum Viajero (familiar)

Valora este post

Noviembre es uno de esos meses tontorrones. Ya no forma parte de ese otoño precioso e idílico con hojas de variadas tonalidades y tardes con luz dorada. Es un mes gris, de cielos mordorianos, noches largas, aún sin mercadillos de Navidad. Vamos, un poco deprimente. Tampoco es un mes en el que yo suelo viajar porque mi trabajo no me lo permite. Tampoco hay puentes para escapadas cortas. Y como las vacaciones de Navidad está casi ahí hay que ahorrar para esos días.

Por eso he pensado que voy a viajar de otra forma:en el tiempo. Voy a desempolvar las fotos de otros viajes y hacer un pequeño recorrido por todos aquellos sitios que ha visitado con las peques. Será como nuestro CV viajero. ¿Me acompañas?

España 2011, 2012, 2013…

En septiembre de 2011, aún sin cumplir los dos meses, D. hizo su primer viaje al extranjero. Tened en cuenta que vivimos en Austria así que, para nosotros, ir a España es “salir de casa”. Mi chico no pudo venir porque estaba trabajando pero sí mi madre que había venido para el nacimiento de su nieta. Viajar en avión con mi peque fue fácil porque se pasó todo el rato durmiendo.

Un vez en Málaga las 4 semanas que pasamos allí fueron muy familiares, todos querían conocer a la nueva sobrina/prima. Tuvimos suerte con el  tiempo porque ya no hacía tanto calor. Además D. como todo bebé, se pasaba la mayor parte del tiempo durmiendo 🙂 La vuelta en avión, de nuevo con escala en Mallorca, la recuerdo sin muchos problemas.

Desde entonces hemos ido todos los años a España, primero sólo con D. y luego también con P. Casi siempre en verano y Navidad y ya menos en Semana Santa. Ha habido de todo: vuelos directos, con escalas, yendo en tren o en coche al aeropuerto, los cuatro y yo yo sóla con las dos, haciendo noche entre vuelo y vuelo…con esta amplia experiencia os puedo decir que cuando son bebés es facilísimo, entre el año y medio y los 2 y medio se complica y luego ya vuelve a ser casi pan comido. Agotador, pero nada complicado.

Ir a Málaga es pasar tiempo con la familia y amigos, disfutar de placeres como comer pescado o churros. Mis hijas se vuelven locas cuando pueden ir al kiosco a comprar gusanitos o cuando vamos a la playa. Siempre intentamos hacer cosas nuevas como probar algún parque acuático o de atracciones, visitar algún zoo, hacer excursiones cercanas.

Un año pasamos una semana en Zahara de los Atunes. Un sitio que recomiendo totalmente para ir con niños: las playas son de ensueño (aptas para los peques), los pueblos preciosos, la comida riquísima. No se puede pedir más.

niña_playa

niña_en_playa

niña_pozo_vejer_frontera

vejer_frontera

castillo_vejer_frontera

patio_andaluz

plaza_vejer_frontera

Maribor, Eslovenia (2011)

Nuestra visita a este país fue corta porque se limitó a visitar Maribor. En realidad estábamos en el sur de Austria con unos amigos y decidimos cruzar la frontera eslovena y visitar la que por entonces era Capital Europea de la Cultura: Maribor. Creo recordar que era domingo así que todo estaba muy, muy, pero muy tranquilo. La ciudad, aunque es la segunda más grande, no deja de ser pequeña y se recorre fácilmente. Tiene una plaza central bastante bonita, una catedral, algunas torres y, en general, unos edificios interesantes y bien cuidados.

bebé_mochila

familia_saltando

Norte de España (2012)

Este viaje fue especial para mí. Primero porque llevaba mucho tiempo soñando con conocer esta parte de España. Y segundo porque iba a ser nuestra primera auténtica aventura: movernos en transporte público durante 3 semanas. Usamos principalmente el tren y en dos ocasiones el autobús. Nos alojamos en albergues, turismo rural y hoteles. Algunas cosas las llevábamos reservadas (como la primera noche en Oviedo) y el resto lo fuimos haciendo sobre la marcha.

Visitamos ciudades como Gijón, Oviedo y Santander, pueblos de la costa y del interior como Santilla del Mar, Cudillero, Cangas de Onís, mi chico hizo un curso de surf, hicimos rutas de senderismo en los Picos de Europa…unas semanas muy completitas. Lo mejor es que las expectativas que llevaba se cumplieron al completo. Esas regiones son tan maravillosas como me las imaginaba. la gente amabilísima, la comida ni os cuento y viajar en familia fue fantástico.

lonja_cudillero
plaza_oviedo
barbacoa_asturiana
santillana_del_mar
acantilado_asturiano
basílica_covadonga
picos_europa

ruta_caes

 

Hamburgo y Bremen, Alemania (2012)

Mi sobrina vivía por entonces en Hamburgo así que decidimos ir a visitarla durante una semana. El trayecto lo hicimos en tren y aunque fue largo (unas 9 horas) la verdad es que se pasó rápidamente. Una vez allí tuvimos la suerte de tener a alguien que nos enseñara la ciudad y también alguien que se quedara con la peque algunas horas 🙂 Tened en cuenta que era Semana Santa así que hacía mucho frío (tuvimos hasta nieve) y ya sabemos que hacer turismo con mal tiempo y niños es una mala combinación. Con lo cual a nosostros nos vino genial poder, por una parte, pasar tiempo de pareja, y por otra que la peque no sufriera con el frío.
canal_hamburgo

ayuntamiento_hamburgo

hamburgo

La ciudad es genial. No está en la costa pero parece como si lo estuviera. Tiene un puerto grande, el río es amplio, tiene canales, mucha luz…Además el ambiente es excepcional, mucha gente joven, mucho estudiante, muchas tiendas originales. Realmente una ciudad que recomiendo para visitar y dedicarle al menos 3 días.

Muy cerca de Hamburgo se encuentra la ciudad de Bremen. Un sitio perfecto para hacer una excursión de un día. Si algún despistado no la relaciona con el título del cuento “Los músicos de Bremen” no tardará en darse cuenta porque en la mismísima plaza principal hay una escultura que te lo recuerda. musicos_bremen

 

También en la plaza principal se encuentran algunos de los edificios más importantes como la Catedral, la estatua de Rolando o el Ayuntamiento.

 

rolando_bremen

ayuntamiento_bremen

img_8292

 

Otra zona muy interesante para ver es la Böttcherstraße. Esta calle era donde antiguamente vivían los fabricantes de barriles. En el S.XX se fue transformando y aunque cada edificio es distinto tienen una especie de uniformidad que le da una imagen muy peculiar.

escultura_bremen

fachada_bremen

img_8304

 

Nuremberg, Alemania (2013)

No sabía mucho de esta ciudad, excepto que me sonaba por los Juicios de Nuremberg, pero una vez pasé por allí en tren y se me quedó grabada la imagen de casas con tejados inclinados de varios pisos. Desde entonces quise visitarla y se alinearon los astros para que así fuera. Resulta que sólo está a tres horas en tren de mi casa y que Ryanair tiene vuelos con Málaga. Perfecto. Fuimos dos días antes de nuestro vuelo y los pasamos allí. ¿Qué hicimos? Pues ir al zoo, uno de los más grandes de Europa, fundado ya en la Edad Media y que es precioso. Está muy bien integrado en la naturaleza, tiene una gran variedad de animales, un acuario y una zona de juegos infantiles. Muy, muy recomendable.

acuario_nuremberg

zoo_nuremberg

Recorriendo este hermoso parque zoológico pasamos un día entero. El otro que teníamos lo dedicamos disfrutando de la ciudad. Lo más importante es el casco antiguo y el impresionante castillo (con una subida que nos costó sudores). El artista Durero, original de Nuremberg, está presente en muchas partes de la ciudad y pueden verse esculturas basadas en sus obras.

rio_nuremberg

pompas_jabon

escultura_durero

fachada_nuremberg

 

Oceanía (2014)

Como ya sabéis cuando D. tenía 3 años y P. 7 meses decidimos aprovechar las bajas por maternidad y viajar dos meses por Oceanía. Aunque nuestros destinos principales eran Australia y Nueva Zelanda, decidimos incluir unos días en Singapur a la ida para no hacer el trayecto del tirón. Algo que sí nos pasó a la vuelta donde estuvimos !37 horas de viaje! Un auténtica paliza.

El viaje fue bastante intenso y pasamos momentos buenísimos y momentos de cansancio y estrés. Todo lo que vimos nos encantó y desde entonces hablamos de ese viaje como “El Viaje”. De hecho hoy D. se ha acordado de cuando visitamos un museo maorí y su papá “luchó” contra el jefe tatuado que sacaba la lengua.

paisaje_nuevazelanda

 

Zaragoza (2015)

En este año, mis hermanas y yo, quisimos encontrarnos y llevar a nuestra madre a ver la Virgen del Pilar, en Zaragoza. El plan era que ellas fueran desde Málaga, yo desde Austria, y encontranos allí para pasar un fin de semana. Para ellas tomar el AVE y subir a Zaragoza para tres días no era problema pero para mí es un poco más complicado así que no me lo pensé mucho y añadí 3 días más a mi viaje y una visita a Barcelona 🙂

Mi dilema fue si llevarme a las dos peques o no. En esa época D. tenía 3 años y P. acababa de cumplir el año y aún tomaba pecho. Dejarla a ella no era una opción. Y hacer turismo con dos niñas chicas y con un grupo de mujeres deseosas de caminar, comprar y tapear…como que no lo acaba de ver. Por eso, sintiéndolo mucho acabé yendo con P. y dejé a la mayor con su papi.

Y menos mal porque di bastantes vueltas esa semana: primero a Viena en tren, después en avión a Barcelona, y otra vez en tren a Zaragoza.

dsc_0088

Tantas vueltas merecieron la pena porque me lo pasé en grande. Como siempre, lo mejor, estar con la familia: ver a mi madre y a mis hermanas no tiene precio. Además disfruto mucho cuando mis hijas pueden pasar tiempo con ellas porque, por desgracia, sólo ocurre un par de veces al año. Y, bueno, ¿qué decir de Zaragoza? Que tenéis que ir. Pero sin dudarlo. Seguro que os encanta. A mí me pareció muy bonita, con mucho por ver y hacer, agradable para pasear con niños y donde se come muy bien. (yo siempre acabo hablando de comida)

calle_principal_zaragoza

dsc_0036

dsc_0071

dsc_0309

De mis días en Barcelona no tengo ninguna foto. ¿Os lo podéis creer? Pero bueno, ¿quién no conoce Barcelona? Como ya había estado antes y había visto lo más importante me lo tomé con calma y me propuse disfrutarla a otro ritmo. Bueno, disfrutar lo que se dice disfrutar…poco. La de veces que maldije el momento en el que se me ocurrió pasar allí unos días. La de veces que me alegré de no haberme llevado a D. Os digo que no lo he pasado tan mal en un viaje nunca. Siempre suelo llevar mi mochila portabebés (ya la habéis visto en otras fotos) pero esta vez no sé por qué me decanté por el carro y…error. Recorrer Barcelona con un carrito es insufible. Admiro a las mamás que viven allí y que tienen que lidiar cada día con paradas de metro sin ascensor y con calles tan atiborradas de gente. No tengo nada en contra de la ciudad, es una de las imprescindibles, pero no sé si esta hecha para ir con niños tan pequeños. Si alguna me lee que haya estado o viva allí porque favor que me cuente su experiencia.

Krúmlov y Budweis, Chequia (2015)

Krúmlov es una ciudad en la que he estado muchas veces. Es patrimonio de la humanidad y, si bien cada vez está más llena de turistas, merece la pena visitar. Si tenéis la oportunidad de ir en verano os recomiendo alquilar un rafting o una canoa y verla desde el río (las aguas son tranquilas y se puede hacer sin problema).

 

krumlov

En la ciudad de Budweis ya había estado en otra ocasión en un día de mucho frío y nieve. Esta vez tuvimos un poco más de suerte: nada de nieve. Pero mucho frío 🙂 Como queríamos hacer algo que les gustara a las niñas preguntamos en la oficina de turismo y nos recomendaron visitar el castillo y el zoo de Hluboká. A las niñas, que no son muy exigentes, el zoo les encantó pero a nosotros nos pareció bastante…triste. Las instalaciones son antiguas, las condiciones de los animales eran discutibles y había poca variedad. Lo mejor fue el parque de juegos donde las peques disfrutaron escalando, saltando y tocando a varias cabras que había.

img_20151026_123110

Por desgracia no tuvimos tiempo para visitar el castillo y es una pena porque tiene que ser muy bonito. Aquí os dejo una foto para que os hagáis una idea

foto sacada la página de Czech Tourism

Carintia (2016)

En la zona donde vivimos las escuelas tienen una semana de vacaciones en febrero. Es una buena oportunidad de viajar lejos para huir del frío o bien para tomar los skíes y aprovechar las pistas. Nosotros nos decantamos por esta opción. Para D. fue la oportunidad perfecta para aprender a esquiar

Udine, Palmanova y Grado, Italia (2016)

En un puente (austriaco) de Mayo bajamos a Italia y visitamos las ciudades de Udine, Palmanova y Grado. Disfrutamos mucho de esos días porque en Austria estaba haciendo muy mal tiempo y en Italia tuvimos la suerte de tener sol. Para D. además supuso el descubrimiento del italiano, eso que “suena como español pero no es”.

grado_playa

Eslovaquia (2016)

Nuestro destino vacacional de 2016 fue Eslovaquia. Bueno, primero queríamos llegar hasta los Bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) pero…mis hijas como que no están muy acostumbradas al coche (hemos estado diez años sin ninguno y desde hace pocos meses nos hemos motorizados). Además yo no tengo permiso de conducir (espero cambiar eso en diciembre, que es cuando haré el exámen, deseadme suerte) y mi chico no es muy de estar al volante. Total, que nuestro superplan inicial se quedó en un país. Bueno, también estuvimos tres días en el sur de Polonia.

Este viaje ha sido un poco más estresante que los demás porque las peques están actualmente en una fase complicada. Digamos que se llevan un poco como el perro y el gato. Y claro, no nos engañemos, viajar está genial pero puede crispar un poco los nervios. Si a esto le sumamos una peque de 5 años y otra de 2 crispadas entre ellas, con nosotros y con el mundo…pilla carretera y vuélvete a casa. Y es lo que hicimos a las 2 semanas 🙂

dsc_0344

eslovaquia_motañas

fuente_eslovaquia

 

Ah bueno. Me gustaría añadir que empezamos el viaje con 25 grados y lo acabamos con 6 grados. Bajó tanto la temperatura que tuvimos que comprar ropa y calzado para las niñas. Otra de las razones para regresar 🙂

Málaga (2016)

El verano sin una visita a la familia en Málaga no es verano.

Mallorca (2016)

En octubre tenía puente y organizamos un encuentro familiar en Palma. En principio nos íbamos a juntar 18 mujeres de la familia (mi madre, mis hermanas y mis sobrinas). Al final “sólo” pudimos ir 16 🙂 La parte que volaba desde Málaga se quedaría por tres días pero la parte que iba desde Austria…una semana. Me costó un poco pero decidí dejar aquí a P. No me veía volando con las dos y tampoco haciendo turismo con tanta gente y ella (que con 2 años aún dormía siesta, se iba a la cama pronto, notaba más los cambios…) Por eso fue una semana familiar y también con tiempo para madre-hija.

 

 

¡Y hemos disfrutado muuuuuuucho! Podéis ver lo bonita que es la isla en mi cuenta de Instagram y pronto os contaré más de lo que hicimos.

 

 

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *