• Vuelo a Singapore

      Y llegó el día de partir. Y llegaron los nervios, por llegar hasta el aeropuerto, por el vuelo, por no olvidar nada, etc. Pero, una vez dentro de ese enorme avión, con esas azafatas tan elegantes y guapas (parecían todas de anuncio) y viendo que Daniela se lo pasaba bomba toqueteando los botones de las pantallas empezamos a tranquilizarnos. Había leído comentarios en blogs de la companía Singapore Airlines, no todos positivos, así que iba un poco esperando llevarme el chasco. Al contrario. El avión estaba genial, la tripulación fue encantadora, la comida buena y la oferta de entretenimiento (películas de estreno, música, juegos, etc) variada y divertida. Las…